Multiculturalidad como signo de excelencia

Desde el principio, la oferta académica de La Ortega se diseñó con un marcado carácter global, de manera que sus contenidos pudieran ponerse en funcionamiento en diferentes contextos y países. Las puertas del Instituto siempre han estado abiertas a quien esté interesado en ampliar su formación en cuestiones públicas, política y comunicación. Sin embargo, y como dijo Ortega y Gasset “no somos disparados a la existencia como una bala de fusil cuya trayectoria está absolutamente determinada”. Así pues, sorprendió la cantidad de representantes de otros países presentes en la segunda edición del Doctorado de Asuntos Públicos, Políticas y Gobierno. Dos colombianos, un ecuatoriano, un chileno y un paraguayo forman parte del alumnado 2011-2012.

 

Provenientes de formaciones académicas muy diversas, a todos les motivó la oferta que planteaba el Instituto, así como los docentes que impartirían las diferentes sesiones. Es el caso de Iván Rivera, de origen ecuatoriano, que se benefició del programa “Convocatoria Abierta 2011” que ofrece el gobierno de su país, para la excelencia de graduados universitarios. Rivera se decidió por La Ortega ya que “al ojear el Programa, comprobé que disponía de PhD de calidad y prestigio, algunos incluso en Estados Unidos”.

 

Para Elver Villazón la elección de La Ortega estaba clara al tratarse de una “Institución de prestigio, donde la enseñanza sobre Asuntos Públicos, Políticas y Gobierno, es integral, confiable y amplia”. Este abogado colombiano, especializado en la solución de conflictos, busca aplicar sus conocimientos en prevención, sanción y reparación integral a los sobrevivientes de la lucha armada en Colombia. En este sentido, Villazón considera que el Programa le permite profundizar en sus conocimientos “desarrollando estudios basados precisamente en ello y sobre todo con el auspicio de tan importante centro de estudios como lo es la Ortega”.

 

La oportunidad de viajar fuera de sus respectivos lugares de origen les ha supuesto un aliciente. En palabras de Elver Villazón, “estar fuera del país me brinda la oportunidad de que mis conocimientos se desplieguen, formándome como un investigador con calidad, diestro para enfrentarme a cualquier debate académico tanto en mi país como a nivel internacional”.

 

“Siempre es bueno conocer otras realidades y conversar con otros colegas sus experiencias”, resalta Osvaldo Henríquez, el miembro chileno del grupo. “La participación no solo mía sino de otros compañeros que también son de fuera de Argentina ha permitido enriquecer las discusiones sobre las experiencias y realidades propias de distintos países y allí mismo se producen comparaciones y eso aporta bastante para entender muchas veces los contenidos de las asignatura que estamos cursando. El relato desde la experiencia de cada uno, permite validar la teoría con la realidad o viceversa”, añade Henríquez.

La Ortega se complace de poder disfrutar de la presencia de tan variada promoción de alumnos. Al tiempo, que nos hayan escogido por ser referente de prestigio internacional y calidad educativa muestra que el trabajo realizado por el Instituto va por buen camino.