El Estado del Bienestar y Política Social

El coordinador del Doctorado en Asuntos Públicos, Políticas y Gobierno de la Ortega, Arturo Laguado Duca, impartió el curso “Estado del Bienestar y Política Social” del 14 al 17 de noviembre. Con esta clase, los alumnos se despidieron del Programa hasta abril del próximo año, cuando se retomarán las sesiones.

 

Desde principios del siglo XX, la cuestión social obligó a los gobernantes a preocuparse en el empleo, la protección, la vivienda, la educación y la gestión de los derechos de cuarta generación, como son los identitarios o los de género, entre otros aspectos que hacen el bienestar social. Esto condujo a la creación de políticas de trabajo, servicios asistenciales y universales. Sin embargo, la preocupación por lo social se enmarcó en un problema de legitimidad, pues aparecieron contradicciones entre soberanía popular y masa desposeída, al tiempo que se planteó la paradoja entre igualdad legal y exclusión del mercado. El sufragio universal sería insuficiente para garantizar la legitimidad del orden político, lo que condujo a la amenaza de revoluciones y la plaga del pauperismo.

 

A lo largo del siglo pasado se multiplicó la intervención del Estado como propulsor de derechos y garantías sociales. Se trascendió en las políticas asistenciales, se disolvió la separación entre lo económico y lo social y se legitimó la intervención del Estado a través de políticas de integración. Todo ello llevó a la desmercantilización de los riesgos sociales y la aparición del Estado del Bienestar.

 

Más tarde, las reformas neoliberales trajeron el reemplazo del modelo al introducir el postfordistmo. Este paradigma instauró el régimen de acumulación, basado en la producción flexible y el énfasis en el crecimiento macroeconómico estable. El modo de regulación se adoptó por medio de la flexibilización de la actividad laboral, las diferentes formas de organización de la empresa y el consumo diferenciado, por lo que el Estado se orientó a la promoción de la privatización de recursos. Ello implicó un retroceso de la soberanía, lo que llevó a que la política de bienestar se subsumiera a la competitividad.

 

En conclusión, del énfasis en la vulnerabilidad se desprende la necesidad de reconstruir la seguridad social. Se trata de definir cuáles y cuantos derechos está dispuesta a asumir la sociedad como responsabilidad colectiva. El alcance de esos derechos esta relacionado con el aspecto político de la política social. Si bien no existe una definición objetiva de su alcance, por encima de ciertos máximos y por debajo de ciertos mínimos la viabilidad de la sociedad se pone en riesgo.

 

Doctor en Ciencias Sociales por la UBA, Máster en Sociología Política, Antropólogo y Sociólogo, Arturo Laguado ha sido profesor asociado del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia. Sus libros más recientes son: Pragmatismo y voluntad. La idea de nación de las élites en Colombia y Argentina (1880-1910); La política social desde la constitución de 1991 ¿una década perdida? y La construcción de la cuestión social durante el desarrollismo.